viernes, 14 de febrero de 2014





A veces , y sólo a veces,
has de comenzar de nuevo,
has de aceptar tus sombras,
y acallar el miedo a que te golpeen las olas.

Liberar tu cuerpo y retomar el vuelo,
retirarse no es rendirse,
y tu silencio no es  no tener qué decir.

Y aunque el frío abrase,
vive y levanta el vuelo,
que aunque te anegues no te ahogas.

Sólo hace falta  soltarse,
levar anclas,
izar las velas, abandonarse,
 que el viento cambie,
que rule y rule,
cerrar los ojos y…enmudecer.


                                                          Sólo a veces,

callar no es ser cobarde,
vivir la vida y aceptar el reto,
recuperar la risa, 
  extender los brazos,
 y…retomar el vuelo,
que la vida no es más que eso.

Aunque el frío abrase,
y te queme el alma,
 aunque el sol se esconda y enmudezca el viento.

Vivir la vida,
vivir los sueños,
que yo estoy contigo ,
que yo te quiero.

Isabela



2 comentarios:

Chus Villamar Riobó dijo...

La vida nos conoce, y estas son nuestras playas de arenas blancas, de aromas salobres.
Aquí crecimos, este es nuestro pueblo, nuestro mar, nuestro pequeño universo, y aquí la soledad no existe.

Mari Huertas dijo...

Precioso, es la vida...Besos.